Élite 0/36
Hermanos 0/6
Directorios 0/12

Y el apocalipsis llego... arrasando con todo... (Memorias de una luchadora)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Y el apocalipsis llego... arrasando con todo... (Memorias de una luchadora)

Mensaje por M. Marlene Makinen el Sáb Jul 21, 2012 1:20 pm


Sombras, Secretos, Soledad
Helsinki // Diciembre 2011 // 22:30







Fría, oscura y helada noche de Helsinki.
Los tres estaban desesperados, Kevin no habia cumplido con su parte del trato y les habia vuelto a mentir. El muy hijo de puta se creía superior por tener dinero o era tan idiota como para creer que nadie se daría cuenta de su traición? Que se suponia quedebian hacer ahora? serian boleta si su jefe descubria que el muy cabron les habia tendido semejante y estupida trampa. Si, se habia quedado con todo el botin y se habia largado sabia Dios a donde. Mosquito bufaba, Serrucho temblaba y Pipa caminaba al rededor de la mesa tratando de pensar, de concentrarse en como encontrarlo, detenerlo, mutilarlo.
No eran cobardes, solo sabían con quien meterse y con quien no. El riquillo les había robado casi dos millones de dolares y eso no se perdonaba, las traiciones eran pagadas con sangre y los tres sabían que la suya correría primero si Pantera se enteraba de lo sucedido. La entrega sería en setenta y dos horas, poco tiempo para idear un plan y llevarlo a cabo. El tiempo corría sin mas, desesperando cada vez mas al pequeño grupo.
Se reunieron al rededor de la mesa, botella de por medio y se pusieron manos a la obra. Que era lo que mas quería Kevin o "ricon" como solían llamarlo? Tenía alguna debilidad? Su corazón latía al ver o escuchar a alguien? Si el sujeto no aparecía por las buenas, aparecería por las malas. Y las malas siempre tenían un dulce sabor a venganza, un matiz diferente, un color especial. Los tres se miraron al unisono y sonrieron, habían descubierto su debilidad. Brindaron por ello una y otra vez hasta que ya no recordaban el motivo.
Se separaron quedando de acuerdo en encontrarse al próximo día en ese mismo lugar. La vieja casa ubicada a las afueras de la ciudad, la que aparentemente estaba embrujada, la que nadie en su sano juicio se atrevía a entrar. La que había servido de guarida en mas de una ocasión y había sido albergue de sus "conquistas" o "botines", donde habían hecho mas de un pacto y donde cada día firmaban un nuevo contrato con el diablo. Ese lugar era su refugio y ahí se encontrarían para deliberar el como y el cuando, lo demás ya estaba resuelto.


Kevin esta preocupado, no quiere hablarme y lo unico que hace es mirar por la ventana. No puedo entenderlo, intento pero la situacion se sale de control. Natasha llora y el ni le presta atencion. Porque no me habla? Porque no reacciona? Las dudas siguen sumándose en mi cabeza, la idea de la separación cada vez es mas clara. El no se inmuta, no me escucha, no me presta atención y la pequeña sigue reclamándole una atención que casi nunca tiene. En que me había equivocado? Porque había apostado a alguien que no valía la pena? Tan segura estaba de que podía cambiarlo cuando sabia que ni siquiera yo podía hacer eso?
Tome a la pequeña en brazos y salí de su radio de visión. Subí y la acosté con migo, le leí un cuento para que ya no llorara mientras mi mente no dejaba de maquinar. Se durmió entre mis brazos y cerré los ojos, seguramente solo amaneceríamos nosotras dos en esa cama tan grande y llena de vacío.





Última edición por M. Marlene Mäkinen el Lun Ago 06, 2012 11:55 pm, editado 1 vez




avatar
Mensajes : 1040

Detectives
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y el apocalipsis llego... arrasando con todo... (Memorias de una luchadora)

Mensaje por M. Marlene Makinen el Dom Jul 22, 2012 1:39 pm


Paciencia, Perseverancia, Paranoia
Helsinki // Diciembre 2011 // 12:15







Estaban apurados, se habían quedado dormidos a causa del alcohol ingerido la noche anterior. Pipa daba ordenes aquí y allá mientras que los otros dos bufaban por lo bajo. A nadie le gusta que le den ordenes y mas aun si son de la misma organización. El despertarse sobresaltados los había puesto de mal humor y eso hacia que vieran las cosas de otro color, del mismo gris que se podía apreciar afuera.
Hoy... hoy era el día perfecto para terminar con aquella situación, Kevin no había dado la cara ni respondido las reiteradas llamadas que estos le habían proporcionado. Reían cada tanto pensando en la expresión que aquel idiota podía llegar a poner al enterarse del regalito que tenían preparado para el. Una vez terminada la reunión volvieron a brindar, se estrecharon la mano y cada cual salio hacia su propio camino, esperando la hora.
Todos tenían trabajo por hacer, llamadas que realizar, objetos que comprar. El plan era perfecto, nada podía salir mal... El jefe máximo no se enteraría y ellos estarían a salvo. Era un negocio redondo, tenían que triunfar o perecer en el intento. No valían planes "B" ni media victoria. Era un juego de todo o nada, y pensaban arrasar con todo.
La hora y el lugar estaba acordado por fin, los tres sabían la rutina que manejaban aquellos a quienes les darían una pequeña visita, los recorridos, las horas y esa noche matarían a dos pájaros de un tiro, o serian cuatro?
------------------------------------------------------OoOoO----------------------------------------------------

La mañana era definitivamente horrible, no había ánimos ni siquiera para levantarse y pensar en lo que seguía. La cama aun estaba vacía en la mitad izquierda, a donde había pasado la noche? Una mas que solo eran dos en ese espacio tan amplio, una mas en la que no tenia ni idea de donde buscarlo, bueno... no era que fuera a buscarlo en verdad, nunca lo haría, mis principios siempre iban mas allá.
Natasha jugaba entre las sabanas con su osito de peluche, ajena a toda aquella situación y con razón apenas tenia dos años y su mundo se reducía al calor de su madre y la sonrisa de su padre. La observe varios minutos mientras mentalmente repetía las palabras que tanto me habían costado pronunciar "quiero separarme". Le había dado demasiadas vueltas al asunto y sabia que mas no se podía dilatar, para que? porque? con que necesidad?
Llame a Kj mi mejor amigo, mi mano derecha, mi cable a tierra. Por supuesto el estaba de acuerdo con migo, ambos sabíamos que era lo mejor para todos. Me costaría comenzar de nuevo, pero siempre había sido demasiado fuerte y obstinada como para que un semi sentimiento me albergara ahora. Porque... en verdad no era amor pero, que era lo que sentía? culpa? remordimiento? miedo? No lo sabia, de lo que si estaba segura era de que hasta aquí habíamos llegado. Mi hija y yo comenzaríamos juntas una nueva vida.






avatar
Mensajes : 1040

Detectives
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y el apocalipsis llego... arrasando con todo... (Memorias de una luchadora)

Mensaje por M. Marlene Makinen el Miér Ago 01, 2012 1:52 pm


Inocencia, Ira, Irracionalidad
Helsinki // Diciembre 2011 // 20:47







Una canción nueva de una banda poco conocida sonaba en aquella radio del viejo coche mientras ellos dentro de la casa se preparaban para atacar. Cuanto faltaba? estaba todo preparado ya? bridaron por enésima vez en ese día y salieron. Se subieron atropelladamente haciendo rechinar los viejos burletes de los asientos mientras el motor hacia unos ruidos de descarrilamiento que podrían despertar hasta a un muerto. Estaban pasándola mal, no había ingresos y los egresos cada vez eran mayores, pero su suerte cambiaría hoy, sin duda.

Dieron la vuelta a la manzana muy despacio, casi sigilosamente. A esa hora había poca gente dando vueltas por la calle, ya todos estaba prácticamente en casa y por aquella zona no transitaba nadie. Punto a favor para los tres. Estaban asustados, intranquilos, nerviosos pero seguros de que todo saldría bien.
El reloj dio las 21 horas y Kevin no había dado señales de vida "es ahora o nunca" dijo mosquito, el aparente líder de esa pequeña agrupación de inservibles e inútiles como les llamaba su propio jefe.

Los tres salieron del coche, lo habían dejado estacionado unas cuadras más atrás para no levantar sospechas, incluso por si era necesario dividirse antes de llegar a él. Mosquito portaba su 9 mm, pipa sostenía la caja de herramientas y serrucho fumaba mientras tomaba una bolsa de arpillera y un par de sogas. Caminaron la primera cuadra con las manos en los bolsillos, como si nada pasara, como si solo se dirigían a su hogar. Corrieron las siguientes dos calles, estaban demasiado ansiosos como para perder más tiempo.

La casa tenía las luces encendidas, al menos la niña estaba cálida y cómoda ahí dentro. Controlaron la cerradura de la puerta de atrás y con manos hábiles serrucho logro abrirla sin hacer el menor ruido. Lo siguiente fue fácil, los tres se colocaron pasamontañas sobre sus cabezas y registraron toda la casa. Pipa se encontró con la mujer, una señora de porte elegante que comenzó a gritar al verlo, le exigió que se callara pero al no lograr que le hiciera caso se acerco golpeándola con un martillo. Primera victima caída al suelo.

Mosquito subió las escaleras ingresando primero al cuarto matrimonial, revolvió cajones, estantes si necesidad alguna. Salió de la habitación dirigiéndose a la siguiente en donde la niña se encontraba descansando. - Aquí la tengo!- grito mientras la tomaba por los brazos y la extraía de la cuna. Bajo las escaleras a la velocidad de la luz encontrándose allí con el hombre de la casa. Discutieron y forcejearon, pero que podía hacer un hombre ya mayor frente a un culatazo provisto desde la retaguardia? Segunda víctima.

No podían permitir que los encontraran, que los buscaran siquiera o que hallaran algún indicio de quienes eran por lo que abrieron las llaves del gas y antes de cerrar la puerta tras ellos arrojaron varios almohadones prendidos fuego. El gas haría el resto. Una explosión los aturdió apenas, no había siquiera pasado el umbral de la casa.
Una mujer llegaba, pelirroja, bonita, sexy. Les grito al verlos aparecer por el pasillo del costado de la casa. Se detuvieron en seco mientras ella se acercaba corriendo. Otra explosión los hizo caer a todos al piso. La mujer se puso de pie como pudo, era la mas expuesta al ruido. Estaba mareada pero aun así tomo el brazo de quien llevaba algo en sus manos, un bulto pequeño o grande, dependiendo como se mirara. El hombre forcejeo pero el que llego detrás fue quien atino el golpe de gracia.

Los tres amigos discutían mientras la mujer se hallaba en el piso semi inconsciente - separémonos -dijo uno al escuchar el ruido de la sirena de la policía -los espero en el velvet - Serrucho miro a la mujer muerta mientras reía y simplemente la pateo haciéndola girar hacia el otro lado. Tercer victima .

Dejaron el coche abandonado como habían planeado y los tres tomaron su rubo. Pipa llevaba la pequeña en brazos, se dirigía directamente a la casa de su novia de turno, tan delincuente como él.





avatar
Mensajes : 1040

Detectives
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y el apocalipsis llego... arrasando con todo... (Memorias de una luchadora)

Mensaje por M. Marlene Makinen el Lun Ago 06, 2012 1:52 am


Derrota, Desilusión, Demencia
Helsinki // Diciembre 2011 // 20:47







Estaba todo decidido, esa misma noche todas sus penas se acabarían. sus malos momentos, sus interminables discusiones sin sentido, sus celos infundados, sus malos tratos por nada en particular. Estaba sumamente harta de pelear con el y de intentar de que una relación sin principio ni fin continuara aun sabiendo que de nada valía, que era una perdida de tiempo remar contra la corriente cuando todo estaba acabado ya. Con que necesidad? Con que objeto me dejaba humillar de esa manera?

Sabia que nunca le había amado lo suficiente como para entregarle todo lo que el deseaba y aunque pudiera hacerlo me molestaba de sobremanera que ni siquiera me lo pidiera sino prácticamente me mandaba como a una esclava y eso me había cansado completamente. Si, soportaba muchas cosas por mi hija, porque no quería que mis padres se preocuparan y porque no era de las mujeres que se dejaban vencer por las adversidades así como así. Siempre había sido reacia a las relaciones y Kevin se había encargado de una manera sorprendente de engatusarme, de enredarme con sus patrañas hasta que había logrado atraparme. "ingenua"

La casa de mis padres estaba extraña esa noche, algo me olía mal y no podía comprender que era. Después de la oficina habíamos ido a un bar con Kjell "mi vecino", como el me había enseñado a decirle. El me escuchaba y me aconsejaba, tenia mucha experiencia con mujeres y sabia de hombres. Luego de unas cuantas confesiones había tomado la gran decisión, pero primero debía ir a buscar a Natasha a casa de mis padres, ellos solían cuidarla en las tardes cuando Kevin desaparecía.

Estaba a punto de llegar a la puerta cuando una explosión me hizo saltar hacia atrás y caer al suelo, abombada. La cabeza golpeaba contra el suelo al momento que una segunda explosión se hacia visible en el segundo piso. Como pude trate de ponerme en pie, era casi imposible debido al ruido agudo que sentía en mis oídos, pero logre hacerlo mas o menos cuando un sujeto paso a mi lado y me prendí de el, como las garrapatas a sus dueños, como las moscas a la miel. Por supuesto puso resistencia, pero no quería soltarme, estaba segura de que había sido culpable del accidente. Observe su brazo, tenia una camiseta mangas cortas por lo que pude apreciar un tatuaje, era un tanto extraño pero al instante se me grabo en la retina. Un segundo sujeto se me abalanzo haciéndome caer, ya estaba mareada por lo que no me costo demasiado desmayarme. Los vi huir en la penumbra mientras mis ojos se cerraban perdiéndose en el mundo de la inconsciencia. Que era eso que llevaban envuelto? Porque habian incendiado la casa? A donde se encontraban mis padres? Y Natasha? Eran todos interrogantes que no sabia si tendrían respuesta puesto que no sabia a donde estaba ni siquiera que pasaría con migo.





avatar
Mensajes : 1040

Detectives
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y el apocalipsis llego... arrasando con todo... (Memorias de una luchadora)

Mensaje por M. Marlene Makinen el Lun Ago 06, 2012 11:51 pm


Miedo, Molestia, Misericordia
Helsinki // Diciembre 2011 // 10:10








Una cama caliente, paredes blancas, una luz incandecente. Los rayos de sol se filtraban por las endijas de una ventana cerrada hasta la mitad provista por cortinas color naranja. Intentaba abrir los ojos, con resultados negativos a raiz de la cantidad de luz que llegaba hasta mis pupilas envueltas en la oscuridad de una noche nefasta, sombría, arrasada por la fatalidad.

Moví una mano, la sentia pesada, cansada, entumecida. Gire la cabeza para un lado y para el otro. De repente los recuerdos comenzaron a aparecer como bombardeos desde mi sub consciente para atormentarme asi, sin proteccion, sin pudor, como si lo único que pretendieran fueran hundirme mas en ese pozo ciego en el que sentia que había caído. Abrí los ojos de golpe, ya acostumbrados a la luz de la habitacion del hospital. Me sente de golpe y ahi se encontraba el, mi mejor amigo, el único hombre que había estado con migo a pesar de todo. Alguien fiel, noble y servicial. Me tomo la mano para darme fuerzas. Estaba asustada, enojada, aterrada y el encontrarme con sus ojos me devolvía algo de tranquilidad.

Kjell K. Karlsson la persona que había estado desde hacía mucho tiempo a mi lado, conocía mis secretos, mis sufrimientos, mis miedos. El era quien me protegía y me animaba a seguir y a quien mas necesitaba en este momento. Conocerlo había sido una de las cosas mas importantes que me había pasado y mas ahora que mi mundo se veía en ruinas, que no veía luz al final del camino, que la sombra abrumaba mi visión.
Fue el encargado de decirme las malas noticias y había notado su inseguridad al decir las primeras palabras. Fue diplomático y cálido, mostrando firmeza y autosuficiencia al momento de mi ataque de ira, no podía controlarme, no quería hacerlo. Necesitaba correr, escapar, buscar y encontrar. Estaba desesperada, mi madre y padre muertos, mi hija desaparecida y el muy hijo de puta del que se hacia llamar mi pareja escondido detrás de alguna piedra, dentro de algún agujero, detrás de alguna montaña.

Su apretón de manos fue lo que me hizo volver a la realidad, a la triste y desgarradora realidad, dándome cuenta de que aun no estaba todo perdido, de que debía de luchar, de poner todo de mi, hasta la ultima gota de sangre para encontrarlos a ambos, porque el no se salvaría de mi ira, de eso estaba segura. Su promesa de justicia me sereno, aunque mi corazón latía despavorido queriendo salirse del pecho, mis manos aun sudaban y tenia los nervios de punta.

Lentamente fui cerrando los ojos, una enfermera se había alarmado al verme llorar de esa manera tan despavorida, le rogué que no lo hiciera, que esperara hasta que pudiera tomar una decisión, pero no me escucho. El liquido entraba lentamente por mi vena llevándome al mundo de los sueños, ese mundo maravilloso y tenebroso al que no quería ir -Kjell... -susurre mirándolo a los ojos antes de perderme en mi sub consciente. -Duerme Micaela, duerme que el sol sale para todos -sentí su mano en mi cabeza y todo desapareció.






avatar
Mensajes : 1040

Detectives
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y el apocalipsis llego... arrasando con todo... (Memorias de una luchadora)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.